lunes, 24 de agosto de 2015

Practicamente todos los casos de Capítulo 13 que presentamos pueden fácilmente convertirse a Capítulo 7.  Hace algunos años esto no parecía importante, ahora si lo es.  Solo recomiendo un Capítulo 13 cuando es estrictamente necesario o realmente conveniente al deudor.  Con el estado de nuestra economía se hace patente que las finanzas de nuestros clientes son volátiles.  Las pêrdidas de empleo, el encarecimiento de la vida cotidiana, de los servicios, del alimento y de todo, está resultando en que por lo menos un 25% de los casos de Capítulo 13 que radicamos se convierten, cada día más temprano en Capítulos 7.   Esto sin mencionar la inflexibilidad y prepotencia de las oficinas de los síndicos de Capítulo 13 con sus requerimientos irrazonables y en muchas ocasiones sin bases en Ley.  Desde la entrevista inicial le explico con detalle al cliente lo que puede esperar de su caso de quiebra, y lo que ocurre en cada capítulo.  usualmente como resultado de esa entrevista inicial indican que prefieren el Capítulo7.  Aunque se nos hace muy difícil, en esa primera ocasión, hacer una recomendación al efecto, en la mayor parte de las ocasiones, esa va a ser nuestra recomendación final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada